LOS FERROCARRILES EN LA ARGENTINA RECIENTE AÑO 2021 PLAN EMERGENTE DE LA SITUACION ACTUAL "POR ANTONIO MALTANA INGENIERO INDUSTRIAL".

LOS FERROCARRILES EN LA ARGENTINA RECIENTE AÑO 2021  PLAN EMERGENTE DE LA SITUACION ACTUAL "POR ANTONIO MALTANA INGENIERO INDUSTRIAL".

La Argentina se encuentra inmersa en la pandemia que desde comienzos del año azota gravemente a todo el planeta. Al promediar el primer trimestre se han puesto en evidencia en nuestro país, particularmente en el AMBA, situaciones ya conocidas pero siempre postergadas y que sin dudas, habrá que encontrar soluciones definitivas que sirvan de prevención para que no se repitan en el futuro y que la sociedad toda pueda contar, directa o indirectamente, con una vida más segura y digna. Iniciativas concurrentes a planes que tiendan a la ayuda responsable hacia los más necesitados, se reflejan en múltiples pasajes de la carta que el Papa Francisco refirió en la reciente reunión de las Naciones Unidas. Concluyendo que “de una crisis no se sale iguales, se sale mejores o peores”. Rescatemos estas afirmaciones. Es en la misma dirección que el Estado será quien deberá planificar y ejecutar un programa que seguramente abarcará más de una gestión de gobierno y donde el ferrocarril tiene, sin dudas, un protagonismo importante en alguna de las decisiones. En múltiples regiones de nuestra Argentina y, tal como apuntado más arriba, particularmente en el AMBA se han evidenciado situaciones producto, entre otras cosas, de la elevada concentración de personas y familias en espacios reducidos, servicios insuficientes, situaciones sanitarias que ponen en alto riesgo a gran parte de la sociedad, situaciones indeseables de la economía, situaciones laborales consecuentes, entre una multiplicidad de causas interrelacionadas. Resulta pensable que muchas de estas situaciones son producto, entre otras causales, de la búsqueda de fuentes laborales más accesibles que provocaron el éxodo de pobladores y sus familias hacia las grandes urbes urbanas. Se evidenció que, no solo no se lograron los objetivos buscados, sino que la situación se agravó: precariedad de viviendas, hacinamiento, éxodo de los lugares de origen, aislamiento de los pueblos, entre otros efectos seguramente no deseados. Situación esta que sin dudas, habrá que revertir y el Estado es por naturaleza el planificador y el ferrocarril una herramienta válida, la historia en Argentina y en otras latitudes así lo indican. La finalidad de la creación de nuevos conglomerados habitacionales tiene como objetivo, entre otros aspectos, mejorar la calidad de vida de las familias cuyas necesidades, suponen que hoy solo se las brinda la Capital y parte del gran Buenos Aires, generándose situaciones indeseadas como las descritas. La pandemia se encargó de ponerla en evidencia. Si bien actualmente en algunas áreas del AMBA, se realizan obras de urbanización que tienen como objetivos mejorar en parte la calidad de vida de los pobladores, se mantiene la precariedad, los costos de los alquileres son elevados, en general las obras se realizaron sin respetar las reglas del arte, no son suficientes los servicios mínimos. Y, por cierto, no están solucionados una gran parte de los objetivos que motivaron el éxodo de sus lugares de origen. Las familias crecen en número y la situación tiende a agravarse. El Estado actúa, en la mayoría de los casos, en lo referente a la atención de: servicios, desplazamiento, educación, atención de problemas sociales, seguridad, etc., pero no fueron resueltos de manera sustentable aspectos laborales, calidad de vida, mínima calidad de las viviendas, aspectos económicos, aspectos relacionados con la movilidad. Las medidas más importantes para que una familia adopte un cambio de su localización son: • La vivienda propia • La movilidad (transporte) • El trabajo • La educación y capacitación • La existencia de servicios esenciales • La seguridad • El respeto del medio ambiente. Una de las formas de relocalizar grupos habitacionales importantes del AMBA es con una nueva colonización creando localidades nuevas o revitalizar las existentes en territorios o en zonas poco pobladas, que tengan rutas próximas y/o traza ferroviaria existentes con servicios suspendidos. Por otra parte, está demostrado en la Argentina y en el mundo que cuando el ferrocarril desaparece de las zonas de influencia, sucede lo propio con los pueblos y sus actividades sociales y productivas. Por el contrario, cuando el ferrocarril se establece, los pueblos se desarrollan. Del Estado Nacional y Provincial debe surgir la iniciativa legal para el desarrollo de estas importantes relocalizaciones con el concurso y participación de las distintas áreas de gobierno: Transporte, Acción Social, Salud, Trabajo, Medio Ambiente, Organizaciones Sociales, entre otras que tengan como objetivo la elaboración de un plan cuyo alcance temporal es de largo plazo pero factible de inicio inmediato. Lo primero que hay que asegurar a los futuros habitantes es el desplazamiento, por ello la principal exigencia es la proximidad de rutas y/o la traza ferroviaria, partiendo de la existente reactivada. Múltiples experiencias personales y otras como Administrador General del ferrocarril provincial de Buenos Aires entre comienzos de los años 2011 y 2016, confirman sus beneficios evidenciados por parte de la sociedad. Países de Europa muestran en este sentido experiencias muy exitosas en las que la disponibilidad de recursos económicos les permitió, simultáneamente, dar un salto tecnológico de relevancia con los trenes de cercanías y los de la alta velocidad. Este último no será el caso inmediato de Buenos Aires pero los objetivos en aquellos países fueron los mismos: la relocalización de poblaciones. La reimplantación de servicios ferroviarios a algunos pueblos del interior de la provincia de Buenos Aires en los pasados siete años, trajo como consecuencia una virtuosa expectativa luego de haberse registrado la suspensión de dichos servicios por un largo período de tiempo. Se trata, entre otros, del servicio de pasajeros ferroviarios, Constitución-Tandil, Tandil – María Ignacia Vela, Tandil -Gardey. Estos dos últimos pueblos, Gardey y Vela, que actualmente suman unos 1500 habitantes, con la supresión de los trenes de pasajeros desde hacía más de 15 años, vivieron las situaciones conocidas en múltiples casos: se retraen los servicios ferroviarios, los pueblos comienzan a agonizar. Contrariamente, llega el ferrocarril y los pueblos renacen y se desarrollan. Hoy, frente a la necesidad puesta de manifiesto por la situación epidemiológica que estamos viviendo desde hace varios meses, resulta imprescindible elaborar una planificación habitacional con decisión de parte de los gobiernos, donde el ferrocarril representa el recurso imprescindible que siempre dio inicio a planes como el que se expone. Con el agregado a esta afirmación, es que se cuenta con que la traza y la estructura ferroviaria existe en muchos casos y, en general está hábil con mínima intervención, para este tipo de servicios. El desarrollo habitacional también debe desarrollarse con solo imitar las experiencias vistas en otras comunidades del planeta y, particularmente en Argentina en oportunidad de producirse la inmigración de países beligerantes en la última guerra mundial. Particularmente vivida personalmente donde grupos de inmigrantes italianos contribuían con su propia mano de obra para la construcción de sus viviendas y con la asistencia del Estado bajo diferentes formas, dentro de las cuales se pueden identificar la implementación de nuevas fuentes de trabajo sustentable que es lo que presentará el círculo virtuoso esperado para toda la sociedad en su conjunto. Hoy la construcción de viviendas pueden ser efectuadas bajo el mismo concepto: aportar la mano de obra para la construcción de sus propias futuras viviendas con el aporte de materiales anticipadas por el Estado y una dirección técnica adecuada. Como una de las tantas referencia, podemos identificar la construcción en seco del tipo steel frame. La misma permite levantar una unidad habitacional en apenas 15/20 días. La modalidad de devolución de los recursos invertidos por el Estado se deberá acordar, en el marco de un plan general, en fase de desarrollo del mismo con cada futuro propietario. El nuevo centro habitacional deberá contar con la concurrencia adicional del Estado en cuanto a los necesarios servicios a ser implementados: centro sanitario, seguridad, bancos, escuelas y otros centros educacionales, servicios varios. Todos ellos, como el ferrocarril, concebido a la OFERTA. Propiciar el desarrollo de nuevas fuentes de trabajo, lo que traerá como consecuencia, entre otras virtudes, el arraigo y la generación de ingresos familiares provenientes del trabajo productivo. Tanto la llegada del ferrocarril de manera regular, como también la construcción comunitaria de viviendas con la concurrencia estatal, son algunos de los temas provenientes de la propia experiencia vivida y el comienzo de iniciativas tendientes a la solución integral y sustentable de la situación existente, puesta de manifiesto desde hace mucho tiempo y que la pandemia le dio carácter prioritario.