Javier Calamaro, antes de su debut en TV: "Queremos honrar la música, la comida y a los amigos"

Javier Calamaro, antes de su debut en TV: "Queremos honrar la música, la comida y a los amigos"

El músico y compositor Javier Calamaro, que el domingo a las 13.30 estrenará por El Nueve el ciclo "La cocina de los Calamaro", aseguró que la idea del programa es "honrar las cosas que más amamos: la música, la comida, los amigos y el encuentro". "Es buenísimo reunir todas las cosas que más amo en el mismo programa y en el mismo acto: cocinar, recibir a los amigos, comer con los amigos y terminar la velada cantando", sintetizó Calamaro en entrevista con Télam. El artista, de 55 años, que lideró los grupos Frapé, El Corte y Los Guarros antes de iniciar, en 1998, su camino solista, viene despuntando el vicio de cocinar en TV a partir de su participación en "Rock and Foodball" que su colega Maxi Pardo condujo por las pantallas de América y Net TV. Ahora, en "La cocina de los Calamaro", participarán Sacha y Romeo Calamaro, hijos de Javier, su pareja Paola Montes de Oca, el chef Rodrigo Aguirre y el músico Leandro Chiappe.

El debut del espacio tendrá como invitado al cantante de música urbana L-Gante que reformuló un tango compuesto por el anfitrión para darle su impronta. Para próximas emisiones de "La cocina de los Calamaro", el anfitrión anunció las presencias de Coti Sorokin y Dani La Chepi. Télam: ¿Cómo surgió la idea de este programa en TV? Javier Calamaro: El trabajo con "Rock and Foodball" para mí fue descubrir algo de mí que no sabía, que podía estar cocinando frente a una cámara, eso fue un antecedente. Pero la idea surgió charlando de lo bueno que sería llevar a la televisión esa especie de ritual que hacemos cuando llevamos gente a casa a comer.

"Somos una familia no muy normal que invita a los amigos. En realidad es casi como un "reality", un pedazo de nuestro día, de nuestra vida en familia con alguien que llega a casa" T: ¿Cómo es la participación de tu familia en el programa? JC: Romeo, que ya tiene 19 años y es baterista, toca cuando es el momento del tributo a la música, Sacha tiene recién siete meses y está en brazos de la madre o míos porque mi mujer también cocina en el programa y por su origen cubano aporta recetas ancestrales del caribe. T: O sea que toda la familia participa... JC: La particularidad de esto es que somos nosotros hablando con el invitado de las cosas que nos dan curiosidad, que nos llaman la atención. Le preguntamos lo que queremos saber, no es que somos entrevistadores ni mucho menos conductores, somos una familia no muy normal que invita a los amigos. En realidad es casi como un "reality", un pedazo de nuestro día, de nuestra vida en familia con alguien que llega a casa. T: En ese primer programa, con L-Gante te propusiste componer un tango, ¿por qué razón lo invitaste y cómo se dio lo de componer un tango con él? JC: Lo que pasó con L-Gante fue espontáneo. Yo lo que quería era interactuar con él musicalmente de modo que no solo tocáramos las canciones conocidas de él, que lo quería respetar porque me parece un artista tremendo y me encanta eso. Lo único que se me ocurrió para interactuar era que él rapee un poco arriba de algo que estemos tocando con el Chapa y con Romeo, mi hijo. Cuando vino a casa antes de comer le mostramos eso y le dijimos que haga lo que quiera, pero él dijo que quería componer algo arriba de eso, fue toda iniciativa de él. Agarramos el tango, le salió la estrofa y en el lugar donde iría la segunda estrofa se sentó e iba escribiendo. Yo le tiré algunas frases, le arreglé un poco la melodía y compusimos una parte para un tango, y eso es lo que sale en el programa. El resto del tema, de ese tango tal como lo compuse con el Chapa, lo hicimos para mi primer disco de tango y se llama "Sordidez y Sordera", pero ahora es un tema nuevo que compusimos con L-Gante con las cámaras adelante y todo. T: ¿Te dabas maña para cocinar desde chico? ¿De quién aprendiste? JC: Aprendí de mamá Esther. Tenía unos 11 años cuando mi mamá me pasó la receta del guiso de lentejas; a mí me volvía loco el guiso de lentejas de mi vieja. A partir de eso me pasó algunas recetas más, todas sencillas pero que había que aprender con una metodología y me di cuenta de que de golpe le estaba poniendo mi propia impronta a esas recetas. Así con los años fui incorporando cosas, muchas veces para mi familia o para mis amigos. T: Con el paso del tiempo, ¿en qué tipo de comidas te volviste especialista? JC: Lo que yo cocino tiene que ver con los viajes que hice en mi vida porque desde hace 30 años que viajo todo el tiempo. También inciden los libros que leí y las películas que vi o lo que alguna vez me invitó a comer algún amigo o lo que conocí en un restaurante.